domingo, 8 de septiembre de 2013

Te Odio!

Hoy son de esas noches que siento una gran impotencia, que el nudo de la garganta se me hace más grande y las lágrimas empujan para salir pero yo aprieto los dientes, respiro profundamente y todo se deshace cómo si de un nudo se tratase. Siento un gran odio hacia a Ti, por a ver aparecido en mi vida en el momento equivocado, ¿Qué te costaba esperar un poco más si nuestro destino era estar juntos? Estando en el mismo espacio nos separaba el tiempo...
La distancia de tu madurez de la mía, de tus ganas de luchar de la mía y tu capacidad de afrontar la felicidad de la mía. Si volvemos a cruzarnos.... Recuérdame... Que siempre pensé que en el mismo espacio y en el mismo tiempo, tú eras lo que yo pedía a gritos antes de cruzarte en mi camino.
 
Pelusillas, esta palabras fueron las que se me vinieron anoche a la cabeza justo antes de entrar en cama, creo aunque adoro los días grises, de lluvia, casa y manta, no son días recomendables para pasar sola. Te da por pensar y no entender muchas cosas y eso causa angustia derivada de un cúmulo de cosas que las hemos ido escondiendo detrás de una gran sonrisa y de un todo pasará, todo se sabrá y todo volverá a ser cómo antes.
 
Pasad buena tarde de sábado!